LEÑAS

Caryse lleva más de 20 años dedicada al reparto, preparación, empaquetado y venta de leña. En la elaboración de nuestras leñas, la materia prima se consigue aprovechando la leña de las podas de árboles , entresacas autorizadas y de la transformación de fincas para cambios de cultivos, arrancando el arbolado y procediendo a la plantación de otros. La leña es preparada y seleccionada según sus clases y tamaños para su consumo, suministrándose bien sea en sacos o en palets optimizados, siendo su destino los puntos de venta como estaciones de servicio, tiendas, supermercados, etc…

ENVASADA Y LIMPIA

Leña de encina envasada 100% NATURAL en sacos fáciles de manejar en formatos de 8, 12 y 20 kg.

La calidad del combustible afecta al calor de aportación, duración de la combustión y funcionamiento del aparato. Las maderas blandas, bajas en calorías, generan combustiones altas y rápidas, mientras que maderas duras, altas en calorías, queman largamente y producen más calorías.Un buen combustible es imprescindible para el correcto funcionamiento de su
chimenea, estufa, barbacoa, etc.

ÓPTIMA
MANIPULACIÓN

La Leña correcta para su manipulación.

Leña racheada natural ecológica de haya certificación PEFC

Leña que presentamos exclusivamente en palets de 1,5 m3.

Leña de recortes de madera seca y limpia certificada PEFC

Leña de madera de pino seca y totalmente limpia, proviene de recortes de aserradero, ideal, para rápida combustión, se presenta en palets de 1,5 m3

AIRE! El mayor partido de la leña se obtiene con la regulación de aire medio-alta y llamas intensas. Esto reduce la contaminación porque las partículas o gases se queman con más facilidad para generar calor. Cuando su casa ya está caldeada, la temperatura de la habitación se regula con la cantidad de leña, mejor que con la regulación de aire.
Sugerencias para encender el fuego 1
POCO HUMO ES BUENA SEÑAL Cuanto menos humo veamos saliendo por la chimenea, mejor. El humo contiene gases con alto potencial energético que no se han quemado. Por eso es buena idea salir fuera de casa y echar un vistazo al humo que sale por nuestra chimenea. Un humo negro y denso es señal de que la combustión no es óptima, normalmente porque el fuego en la estufa o chimenea no es suficentemente intenso. Cuando la estufa tiene una combustión óptima, el humo es casi un ligero vapor de agua, y el humo escapa por la chimenea sin olores ni partículas.
Sugerencias para encender el fuego 2
UNA ESTUFA LIMPIA ES UNA ESTUFA MÁS CALIENTE
Limpie el hollín que se acumula en su estufa y en los conductos de evacuación al menos una vez al año. De esta manera, su estufa calentará más y mejor. Una capa de hollín, aunque sea de pocos milímetros, reduce el efecto calorífico porque el calor se transmite peor al hierro facilitando que la energía se escape por el conducto de la chimenea. Limpie con más frecuencia si quema mucha madera de pino o maderas resinosas que depositen más hollìn de lo normal.
Sugerencias para encender el fuego 3
MADERAS DIFERENTES DAN DISTINTO TIPO DE CALOR Las leñas duras dan más calor que las maderas ligeras con el mismo volumen, pero por kilogramo todas las leñas dan más o menos el mismo calor, siendo las maderas ligeras más baratas. Las maderas más ligeras o blandas son perfectas para las noches frescas de comienzo o final del invierno. Estas leñas permiten una combustión más limpia y rápida sin convertir nuestra casa en una sauna, y una vez conseguidas las brasas podemos extender el tiempo de calor dejando un leño de madera más dura.
Sugerencias para encender el fuego 4
AUTONOMÍA PARA TODA LA NOCHE Pocas estufas permiten fuegos que duren más de 2 o 3 horas con una sola carga de leña de manera eficiente. La antigua costumbre de cerrar los tiros de regulación de aire permite mantener brasas hasta la mañana siguiente, pero hay que tener en cuenta que se trata de una práctica muy contaminante, poco eficiente, y con riesgo de incendio de chimenea.
Para acercarse al efecto de un encendido que le permita una autonomía de toda la noche, le recomendamos que la última carga de leña nocturna la realice con algún tipo de madera dura. De todas maneras, si su estufa de leña es de hierro fundido y gran capacidad, un buen tiempo de carga, y la masa de hierro permitirán que su estufa retenga el calor hasta la mañana siguiente facilitando la labor de encendido.
Sugerencias para encender el fuego 5
LAS TURBULENCIAS AYUDAN! Las turbulencias en el interior de la cámara de combustión son importantes para encender el fuego porque cuando la temperatura es baja, el oxígeno se resiste a mezclarse con las partículas de la leña. Una circulación de aire que barra los gases del humo facilitan el encendido. Esta es la razón por la que el fuego arranca con más facilidad cuando la puerta de la estufa se deja entreabierta. Algunas casas están tan aisladas, que incluso se debe abrir una ventana cuando se enciende el fuego. Un fuelle también ayuda en el encendido.
Sugerencias para encender el fuego 6
ENCENDER DESDE ARRIBA ES MEJOR Muchas estufas modernas se diseñan para encender el fuego de arriba hacia abajo. Encener de arriba abajo se hace colocando leños muy juntos en la base, y encendiendo un pequeño fuego encima de esa leña de manera que el fuego va cayendo. De esta manera, incluso con la puerta cerrada desde el principio, la estufa de leña alcanza antes su temperatura de funcionamiento, los gases arden mejor, y la carga de leña dura más.
Sugerencias para encender el fuego 7
SIEMPRE MÁS DE UN TRONCO Coloque siempre dos o tres leños cada vez – sólo un leño se consumirá sin calor muy a menudo. La razón es que la leña se consume en tres fases, y un sólo leño no es capaz de mantener optimamente su propio proceso. Más leños ofrecen más superficie, favorecen más turbulencias y mantienen el proceso de combustión, todo a la vez.
Sugerencias para encender el fuego 8

Suministro y servicio óptimo a domicilio en una presentación idónea para su manipulación.

Una manera sencilla de evitar que le sirvan producto, sucio, húmedo, con cuerpos extraños, insectos, etc… Sencillo, manejable y adaptado a su espacio.